Andreievich

Andreievich

Permite que todo lo que

ha sido planeado se haga verdad.

 

Permíteles creer.

 

Y permíteles reírse de sus pasiones.

 

Porque lo que ellos llaman pasión,

en realidad no es ninguna energía emocional

 

sino tan solo la fricción entre

sus almas y el mundo exterior.

 

Y lo que es más importante,

eso les permite creer en ellos mismos.

 

Permíteles ser

desvalidos como niños,

 

porque su debilidad es una gran cosa,

y la fuerza no es nada.

 

Cuando un hombre nace,

es débil y flexible.

 

Cuando muere,

es rígido e insensible.

 

Cuando un árbol crece,

es tierno y dúctil.

 

Pero cuando está

seco y rígido, muere.

 

Rigidez y fuerza son

compañeros de la muerte.

 

Ductilidad y vulnerabilidad son

las expresiones de la frescura de ser.

 

Porque lo que se ha

endurecido nunca ganará.

Anuncios