Eso te está mirando siempre y no te das cuenta, es tarde para verlo cuando te das la vuelta.

Eso vive dentro tuyo pero fuera de todo, eso esta más allá de la vista del ojo.

Eso tira de todos tus hilos y bailas y saltas, eso se encarga de que no pienses mientras te roba el alma.

Eso te dice qué pensar y qué opinar, eso se dedica a atiborrarte con los temas de los que debes hablar.

Eso te dice qué mirar y qué comprar, eso te dice cuál es la música que hay que escuchar.

Eso te atraganta con palabras de alta rotación, las conversaciones que sostienes no son más que un maldito guión.

Eso te dice de qué gustar y a quién odiar, eso te saca toda oportunidad de pensar.

Eso te dice cuánto debes ganar, te dice hasta dónde puedes aspirar y cuándo respirar.

Eso no te permite quejarte ni rebelarte, a no ser que recurras al camuflaje, la sutileza del arte.

Eso te deforma para darte forma, eso dicta en todo momento toda norma, construye toda horma.

Eso te protege de ti mismo y a sí mismo, eso se sostiene en el solipsismo y en todo ismo.

Eso te dice qué rezar y a quien adorar, te dice por qué partido de fútbol apostar y cuándo salir a festejar.

Eso te llena de mierda y te hace enfermar, eso vende el tóxico y después factura por curar.

Eso te da leyes, te dice por dónde caminar, qué modelo hay que admirar.

Eso te dice que tus tetas están mal, que tu ropa está pasada de moda, eso te sujeta como si fueras un animal.

Eso te tiene de mascota, te tiene los domingos yendo a la cancha o votando como un idiota.

Eso te pone una jaula mental de la que ya no quieres escapar, como un pájaro amaestrado que ya no quiere volar.

Eso te tiene trabajando setenta horas por semana, para cobrar un sueldo con el que no compras nada.

Eso te vende ideología, erige idolatrías, te tiene pensando que realmente piensas todo el día.

Eso te hace pensar que piensas para que no pienses en lo que eso no quiere que pienses.

Eso te tiene de esclavo de quincena en quincena, te tiene famélico, gritando por tu cena.

Eso te llena de nada y te vacía de todo, te aleja de ti mismo y también del otro.

Eso logra que odies todo lo que no te ratifica, eso te da una identidad producida en serie desde la que estúpidamente criticas.

Eso te forma una identidad para que creas que eres auténtico, pero la verdad es que eso hace que todos ustedes sean idénticos.

Eso te la dicha de creer que eres más, cuando en realidad para eso es lo mismo si estás o no estás, le da igual.

Eso te pone a compartir fotos y estados online, tiene tu autoestima dependiendo de tu cantidad de likes.

Eso te da religión, modales y moral, no te das cuenta de que nada de eso es real.

Eso te da cirugía estética para que puedas encajar, te da un espejo frente al cual llorar.

Eso te tiene consumiendo idealismo, se destartala de risa desde su abismo.

Eso te promete un futuro vano y un insípido discurrir, te tiene olvidado de que vas a morir.

Eso maquilla tu existencia muerta, eso disfraza la nada y la pone en venta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s