Sentía el viento frío en su rostro, alborotando su cabello a gran velocidad. Los labios apretados con fuerza, sabiendo que pronto iba a llegar a su destino, todo se iba a arreglar. Ya podía verlo, cada vez más cerca, cada vez más rápido, más cerca, tan cerca. El tiempo se ralentizó, segundos en años, y por un momento fugaz se sintió libre, como un pájaro, y lo recordó todo, lo revivió todo. Una sonrisa se abrió paso en su semblante pétreo. El miedo desapareció y sintió ganas de cerrar los ojos en paz, pero los mantuvo abiertos hasta el final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s